LA HEMOFILIA

El Tratamiento

Hoy día la Hemofilia se trata mediante la administración por vía intravenosa del factor deficiente VIII o IX a la dosis adecuada en función de la edad, peso y grado de severidad del episodio hemorrágico.

Los concentrados de factor pueden ser plasmáticos o recombinantes, en ambos casos sometidos a procesos de inactivación viral.

En ocasiones hay pacientes que experimentan una respuesta inmune contra el factor exógeno administrado, se desarrollan de esta manera inhibidores que deben ser tratados con concentrados de mezclas de factores de la coagulación o con Factor VII activado.

El tratamiento de la Hemofilia, puede llevarse a cabo en el propio domicilio del paciente mediante protocolos de autotratamiento, de esta manera manera se consigue la mayor autonomía personal posible.

En definitiva, a día de hoy, sin obviar los riesgos que conlleva siempre un defecto de coagulación sanguínea, con un tratamiento adecuado en cuanto a seguridad y eficacia y en especial si éste es profiláctico, se puede asegurar una buena calidad y casi normalizada esperanza de vida para los pacientes hemofílicos.